Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Lectores Escribiendo
Jue Mar 03, 2011 6:51 pm por Invitado

» Gossip Girl
Lun Feb 28, 2011 11:03 pm por Invitado

» Seven ╬ Seas: POTC ROL {Afiliación Normal} / Necesitamos Personajes Canon
Jue Feb 10, 2011 6:48 am por Invitado

» Fragile Eternity
Miér Feb 09, 2011 2:58 am por Invitado

» Inmemorial rol [normal]
Miér Ene 26, 2011 3:05 pm por Invitado

» Registro de avatar
Mar Dic 28, 2010 9:45 pm por Melanie Allen

» New Breaking Dawn-Foro de Rol (Normal)
Mar Dic 14, 2010 10:45 pm por Invitado

» www.pefororol.foroactivo.mx
Lun Dic 13, 2010 4:13 pm por Invitado

» cave inimicum {elite}
Dom Dic 12, 2010 6:56 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 41 el Dom Ago 30, 2015 4:01 am.
Creative Commons License

Escisión del espacio, y consecuencias. {Karla}

Ir abajo

Escisión del espacio, y consecuencias. {Karla}

Mensaje por Andrómeda Saffouret. el Dom Nov 28, 2010 4:02 am

· Flashback ·

Jadeos. Respiraciones irregulares y rotas a través de un espacio irrumpido por entes corpóreos. Juramentos, tropiezos y chapoteos meramente sincronizados. Miradas de soslayo a través de las calles apelmazadas de neón, sonidos de vida acentuados por oleajes corporales. Colores nocturnos, golpeteos y poca concentración a la hora de atravesar una avenida y, ¿de qué procede aquella cómica sombra que recorre torpemente a través de New York? Una rubia agitada entre desesperaciones, murmuraciones inconexas y el contacto del tacón de su zapatilla negra contra el asfalto y cemento de las aceras. Pronto, deslices a la hora de calcular la duración de la luz rojiza de un semáforo. Precipitaciones, sorpresa y una alteración súbita que fomentan una ruptura en el espacio, un vívido impulso que traslada a la rubia al momento en que el auto casi entra en contacto.

Gritos. El conductor virando el volante para evitar el choque con la rubia que, en una fracción de segundo, desaparece. El auto derrapando y montándose en la acera más próxima. Más gritos.

Una rubia desaparecida, y no bajo el capó del automóvil. El efluvio en forma de polvareda de su indeseada pero muy necesaria huida, lo último con relación a la pobre blanca transeúnte.

· Fin del Flashback ·

Gimió, presa fácil del agotamiento cuando su cuerpo volvió a reaparecer en el espacio de un latido. Un pesar le abarcó y arraigó en sus huesos hasta cotas inimaginables, indescriptibles del dolor. Cayó en el suelo liso, de pie, pero ambas piernas flaquearon y rápidamente su nuca tuvo una perspectiva cercana del asfalto, aquella vez resbaladizo y cuyo estado le hacía cómplice en la caída. Los huesos de los hombros crujieron, con la cadencia del dolor de por medio, y llevó inútilmente ambos brazos hacia atrás, cuyos codos chocaron de igual forma que la nuca de la pelirrubia. Pese a la rapidez de su traslado, su respiración no se vio acompasada; más bien era una locomotora cuesta abajo, exhalando vaho desmesuradamente y con los ojos entrecerrados, una presión en el pecho y tanta adrenalina como sangre golpeteando en cada ápice de existencia. Los minutos pasaron, sin embargo, y mucho después es que pudo lograr situarse.

La brisa fría de la noche despejada acarició su cara, interceptando su desconcierto. Parpadeó rápidamente antes de resoplar y miró hacia los lados. Se captó en medio de una calle que parecía, increíblemente y aquellas horas, desértica. Solo el ruido proveniente de los centros de New York penetraba a través de la quietud en la cual se encontraba el lugar donde Andrómeda había hecho aparición. Miró a un lado, encontrándose con el árbol con el que siempre se cruzaba al comienzo del alba.

Salió del sopor incrédulo y se vio arrastrada por las incógnitas; ¿Dónde estaba? ¿Qué había sucedido? ¿El auto le había arrollado y ya había estirado la pata? Venga, siempre había considerado que al morir se encontraría en un paraje inmaculado, en compañía de madre.

No era así. Solo estaba un par de cuadras más allá del ático donde vivía, en una calle que habitualmente recorría durante el trote matutino. Intentó levantarse, pero solo su parte posterior resultó exitosa en el trabajo. En el resto apareció una punzada no del todo agradable, ni cosquillosa por menos. Enfocó sin verdaderamente ver la vista en la hilera de casas, algunas con buhardillas, otras con pequeñas pero hermosas verjas y otras divinamente ornamentadas. No entendía del todo qué había ocurrido, pero en algo había que acertar: Tal rareza iba en relación con aquello a lo que se denominaba Jumper. Se quedó en medio de la calle, sentada y con las rodillas suavemente flexionadas, sin reparar en la posibilidad que otro auto podría pasar y cabía la posibilidad que entonces no se salvase esa vez. Toda incógnita se disipó al instante y ‘Jumper’ sentenció su importancia como el dictamen de un jurado.

Jesús, pensó mientras elevaba el rostro para observar el cielo condensado en nubes y, tras un momento, se levantaba trabajosamente, con los tacones dificultándole el caminar de los pies entumecidos hasta llegar a volver a echarse aquella vez en la orilla de la acera, ¿qué voy a hacer ahora que ya no soy normal?

avatar
Andrómeda Saffouret.
Jumper • Iniciado
Jumper • Iniciado

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 26/11/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.